11/08/2006

Libera Gobernación a tres presos políticos de Oaxaca

  • Dos maestros y un biólogo estuvieron detenidos casi tres meses
FABIOLA MARTINEZ

Sin saber por qué ni para qué, una noche de agosto fueron secuestrados -en diferentes operativos comandados por presuntos agentes judiciales- los profesores Germán Mendoza Nube y Erangelio Mendoza, así como el biólogo Ramiro Aragón.

Casi tres meses después, y otra vez sin saber hacia dónde los llevaban, ayer fueron esposados y escondidos dentro de una camioneta. Pasó un par de horas hasta que se percataron de que estaban llegando al aeropuerto de Oaxaca para ser trasladados a la ciudad de México. En la capital del país, de camino a una oficina alterna de la Secretaría de Gobernación (SG), les informaron que ya estaban libres, apenas unas horas antes de que el titular de esta dependencia, Carlos Abascal, colocó su rúbrica en la minuta de acuerdos entre el gobierno federal y el magisterio.

Esta moneda de cambio (liberación de presos por regreso a clases) no marca el fin del conflicto en la entidad. Aun con la salida de tres de los cuatro ''presos políticos'' de los opositores al gobernador Ulises Ruiz (uno más, Catarino Torres, saldrá de La Palma el 21 de noviembre próximo), la lucha por la salida del mandatario priísta continuará, advirtieron los profesores.
Los tres que hasta esta madrugada estaban presos fueron ''presentados'' ayer a la prensa en el piso 17 de Paseo de la Reforma 99, donde se ubican oficinas de la SG vinculadas a las áreas de Enlace Legislativo, Asuntos Religiosos y Derechos Humanos. Ahí, en toda esta exposición estuvo presente Francisco Yáñez, operador y enlace de Abascal con la APPO, quien permaneció impávido ante la cascada de críticas a la estrategia gubernamental.

El gobierno federal evitó a toda costa que la liberación se diera a conocer en Oaxaca. Ni los propios involucrados se explican por qué fueron sacados en la madrugada de las prisiones estatales en las que permanecieron 10 semanas y se vieron, ''de repente'', en un vuelo con destino a la capital del país.

Los ahora liberados, simpatizantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), tal vez desconocían que desde el viernes por la noche Abascal empeñó su palabra -ante la comisión negociadora de la sección 22 del SNTE- para liberar a los cuatro presos y cancelar las órdenes de aprehensión contra integrantes de este movimiento popular, a fin de que los profesores aceptaran el acuerdo para poner fin al conflicto con este gremio.

Ya después los colaboradores del funcionario se encargarían de matizar que un juez sería el único que podía decretar el auto de libertad, aunque en esa suerte de trueque Gobernación dejó en claro que los presos estarían libres el lunes (hoy), siempre que se cumpliera el compromiso de volver a clases.

Ante los reporteros, cada uno dio testimonio resultado de su experiencia de vida como ex dirigente de la sección 22 (en el caso de Erangelio), líder del Frente Popular Revolucionario (Germán Mendoza), y el tercero, Ramiro Aragón, como ornitólogo (biólogo especialista en aves), quien, como expresó su esposa, al momento del ''secuestro'', el pasado 10 de agosto, tuvo la mala suerte de estar en el lugar y momento equivocados.

El biólogo relató la forma en que se enteró de su libertad:

''A las 4:30 de la mañana me encontraba en mi dormitorio (del penal de Zimatlán), cuando entra un celador y me dice: 'sal porque te van a notificar'. Me empezaron a decir que a lo mejor me llevaban a Tlacolula y me empiezan a aventar un rollo que ni ellos se lo creían. Me ponen las esposas y, al salir, bajan unos agentes, supongo que ministeriales, vestidos de civil, y me agarran y me hacen correr para subirme a la camioneta. Yo iba aplastado (de la cabeza) para que no viera hacia dónde íbamos; desde que me metieron a esa camioneta, ufff, me dio un temor horrible, porque pensé que me estaban sacando ilegalmente para torturarme otra vez. De ahí empezamos a avanzar, hasta que llegamos a un lugar que empecé a identificar por los topes (en el asfalto), que posiblemente era el aeropuerto.

''Luego me llevan a un hangar y veo que está una camioneta esperándonos. Ahí me dijeron que veníamos para acá. Las esposas nos las quitaron hasta que despegó el avión. Bromeamos que tal vez veníamos a un penal de alta seguridad. Me enteré de mi libertad camino a esta oficina.''
Germán Mendoza, en silla de ruedas por las secuelas de una golpiza de paramilitares hace 19 años, expresó:

''El gobierno utiliza las instituciones para fabricar delitos y promover la violencia. Quien me salvó la vida fue el heroico pueblo de Oaxaca -organizado en la APPO- y el digno y democrático magisterio.''

Erangelio Mendoza, líder de la sección 22, de 1992 a 1995, dijo que ''Fox ya le dio licencia a Ulises Ruiz de atropellar en nombre de la ley. Es una canallada y un cinismo cómo está golpeando al pueblo de Oaxaca''.

Así culminó el compromiso de Abascal para liberar a los presos, como medida de distensión, según se dijo. Fue después de la presentación ante los medios que los familiares pudieron ver a su gente. Aguardaron en la planta baja del edificio de Gobernación, en Reforma 99. Las esposas y familiares y amigos de los liberados lanzaron las consignas: ''¡presos políticos, libertad!, ¡ya cayó, ya cayó, Ulises ya cayó!''