10/30/2006

Del Comité Eureka al pueblo de Oaxaca

Muy queridos hermanos, nosotros, como familiares de los desaparecidos políticos, entendemos muy bien lo que significa la brutal represión que el pueblo de Oaxaca está sufriendo; más de cinco meses con balaceras a diario y 14 muertos a la fecha, todos del lado del pueblo, de la APPO y del magisterio.

Desde hace más de cinco sexenios hemos luchado por saber la verdad de lo que le hicieron a nuestros familiares, quienes los secuestraron y los enviaron a las cárceles clandestinas ya han sido denunciados y nada les ha pasado.

El gobierno de Fox no solamente no dio respuesta sino que siguió llevando a cabo la misma práctica, los mismos métodos, la misma ilegalidad: crímenes impunes, terrorismo de Estado, solamente cambiándoles el nombre a los desaparecidos, a los perseguidos, hoy los llama: "presuntos delincuentes, presuntos violadores de la ley", pero nosotros dudamos de los delitos que les imputan, porque quienes los detuvieron y encarcelaron, fueron los mismos que iniciaron los ataques y la balacera sobre el pueblo de Oaxaca violando flagrantemente el artículo 14, que menciona que nadie puede ser privado de la vida o la libertad sin juicio previo, proceso que nunca se dio en ninguno de los casos de los detenidos y encarcelados por paramilitares y policías vestidos de civil, que no tenían ni la autoridad ni la competencia para organizar un ataque, matar al pueblo de Oaxaca, secuestrarlo, herirlo lastimarlo y encarcelarlo, ¿en qué parte de la Constitución dice que pueden actuar así estos grupos que se mueven en la sombra? El gobierno foxiano aprendió las lecciones de sus otrora enemigos y ha cometido los mismos crímenes que en otro momento juró castigar. El comandante supremo de las Fuerzas Armadas ha ordenado las acciones violentas contra el pueblo de Oaxaca y lo hacemos responsable de todo lo que ahí suceda.

Es por ello que exigimos, por enésima vez, que termine la violencia promovida por el Estado, y para ello sólo se necesita un paso: la renuncia de Ulises Ruiz.

Nosotros, como familiares de los desaparecidos políticos nos hemos cobijado en el respeto ganado día tras día a partir de una prolongada y desigual lucha que hemos sostenido contra los malos gobiernos tras enfrentarnos a los poderosos llenos de soberbia y perversidad. Por ello: ¡fuera la PFP de Oaxaca!, ¡presos políticos, libertad!, ¡vivos se los llevaron, vivos los queremos!

Rosario Ibarra, Concepción Avila, Anabel Mañón, Inti Martínez y Leticia Tecla